La importancia de los contenidos gráficos de tu sitio web o blog

En internet las posibilidades expresivas del texto se multiplican ya que por sus características tecnológicas, la red es una plataforma que permite integrar distintos códigos comunicativos en un único mensaje. Podemos componer nuestros mensajes con textos, imágenes y sonidos simultáneamente.
Podemos «redactar» no solo con palabras, sino con una gran diversidad de elementos multimedia. El desafío consiste en conjugar los múltiples elementos. En la era de internet, el que concibe un sitio web debe de crear y coordinar con acierto tanto los textos, como las imágenes y sonidos.
Por lo tanto, debemos también comunicar con los elementos gráficos de nuestro sitio web y no solemos poner mucha atención al etiquetado de las imágenes, ya que con que se vean bien y sean de buena calidad, no creemos poder sacar más partido de las mismas. Pero debemos dar importancia y hacer que una imagen lleve un texto que la acompañe, una etiqueta que la defina, un contenido que la clasifique…  
Voy a mostrarte algún por qué debemos etiquetar las fotos que subimos al sitio web y dar importancia a definir lo que la imagen muestra.
Perdemos oportunidades: no estamos documentando todos los contenidos de los que disponemos. Los gráficos también tienen su importancia, más allá de ser una imagen. En Google, el buscador por excelencia, le dan tanta importancia a las imágenes que son tratadas como vía de posicionamiento, de la misma manera que cualquier otro tipo de contenido web.  De hecho tiene una pestaña de búsqueda por imágenes… ¿no vamos a aprovechar a que nuestras fotos se muestren bien posicionadas con las posibilidades que nos pueden aportar?
 
negocios Buscar con Google
 
La imagen capta, atrapa la mirada del lector…
Cuando el lector entra en una web con un vistazo rápido decide quedarse y seguir profundizando en la información que está buscando o escapa sin convencerle lo que está viendo: la primera impresión nos vale para recibir y darle la bienvenida, le debemos acompañar e invitar a quedarse. Puede ser una imagen lo que le haya llevado a tu web. Por lo tanto habrá que definirlas bien si queremos que el que está interesado en nuestros contenidos siga profundizando en nuestro sitio web y no sea la confusión de una foto mal definida lo que haga que se lleve una mala imagen de nuestro negocio, artículo, producto, etc.
Por lo tanto, vamos a aprovechar nuestros contenidos gráficos para mejorar la calidad, el posicionamiento y el posible interés de nuestro sitio web o blog.
¿Convencid@ ya?  Pues vamos a etiquetar:

  • Clasificar
  • Definir
  • Asignar

 
palabra etiquetar
Definición de la palabra «etiquetar» en la Real Academia Española de la lengua
Las imágenes atraen y debemos tratarlas como elementos condicionadores para mostrar nuestra «parcela virtual» y que sea atractiva a nivel visual, por la calidad de gráficos y también a nivel textual, donde entra en juego el «etiquetaje» de las fotos.
 
¿Te ha gustado el artículo?  Muchas gracias por tu atención   🙂
 
 

El valor de los enlaces en la creación de contenidos

¿Qué es un enlace? 
Los enlaces son vínculos que puedes crear en el texto a la vez que estás desarrollando los contenidos del negocio del cliente, se configura destacando la palabra o la frase que designemos a tal causa, de modo que al hacer clic en ella, nos enlaza a una dirección web que aporta más datos o información relacionada que creamos interesante y de este modo, enriquecemos el texto.
Los enlaces están compuestos por 2 partes: la dirección del enlace (página web, correo o lo que desees enlazar) y el texto enlazado. En el caso anterior podrías hacer un texto de la siguiente forma: “Para mayor información visita nuestra web, o para cualquier consulta envíanos un correo.” En este caso, puedes lograr que la palabra “web” esté enlazada a la web de la empresa, y lo mismo con el correo electrónico. Esto puedes aplicarlo a cualquier otra situación que se te ocurra.
Ejemplos:
En un hotel de la costa:
1.- En nuestra web actualizamos las promociones de temporada
2.- Consulta el clima de nuestra zona si vas a venir a visitarnos… Y en la palabra clima enlazamos a la web de la agencia estatal de meteorología.
3.- Enlace a sus redes sociales: «visítanos en Facebook» y entérate de nuestras promociones
4.- Envíanos tu consulta a info@hotelenlacostabrava.com y enlazamos con el correo para que contacten directamente con nuestro cliente.
¿En qué apartados y categorías de la web es recomendable ponerlo?
Se puede enlazar en casi todos los apartados de la web. Eso sí, siempre que sea verdaderamente justificado dicho vínculo y aporte riqueza al texto.
Texto de Presentación: según vamos haciendo una introducción del negocio, vemos las posibilidades de enriquecerlo al hacer un hipervínculo y podemos enlazarlo para profundizar en el tema.  (1 o 2, no más)
Páginas Añadidas: Un enlace muy justificado para alguna descripción que queramos enfatizar.  
blog
Noticias: Un enlace únicamente haciendo referencia o relacionado con la noticia que se aporta.
Apartados o Categorías del Catálogo: Si queremos vincular los productos de su web de venta on line, podremos empezar una introducción de los artículos referenciados para tener contenido de posicionamiento en buscadores y luego hipervincular, evitemos crear Catálogos en los que solo hay links y ni una frase explicativa introductoria. 
Cupones: solo en el caso de que lleven al enlace de la oferta en la web del cliente
Evitemos que la palabra que vincula y que nos da la puerta a los enlaces sean: palabras que no aportan la referencia a lo que nos lleva el enlace. Básicamente porque nos ayudan a identificar a dónde vamos a desembarcar en ese hipervínculo y por tema SEO, ya que ayudará a posicionar también esa palabra.
Ejemplos:
– clica, aquí, ven, etc. (No recomendado)
– ven a consultarnos las ofertas, más sobre nuestro sistema de filtrado de datos, entra en nuestro listado de cursos de marketing, etc.
Hay  que tener en cuenta la densidad global de la web y, por lo tanto, si en toda la web hay más de 6-8 enlaces podemos pensar en no cargarlo más, si tiene un catálogo on line o algo muy justificado podríamos entender que nos encontremos con una web de un total de 10 o 15 enlaces.
Aplicando el sabio dicho de “lo poco gusta, lo mucho cansa” debemos ser consecuentes en que de 0 a 2 enlaces por categoría o apartado web, es enriquecedor, más, es demasiado recargado
¿Para qué sirven?
Es un recurso muy útil por varias cuestiones:
1.- Se consiguen unos contenidos más enriquecidos y retroalimentados con más información a la que enlazamos.
2.- Hace que mejoremos ROI, SEO, retorno, visibilidad y usabilidad de la web que confeccionamos, encarando a resultados y percepción del cliente.
¿Estás de acuerdo? ¿Usas enlaces?
¿Enlazas o te enlazan? Lo mejor, como siempre, la retroactividad entre todos nosotros, los usuarios…   Gracias  🙂

Los contenidos son el abono para la creación de una marca

Gestar, materializar una idea, pulir y publicar contenidos no es tarea fácil. El marketing de contenidos tiene que basarse en una meta muy definida: la selección de los contenidos gráficos y sobretodo la definición de las palabras adecuadas con las que atraer visitas, clientes y ventas.
El marketing de contenidos es el arte de idear, generar, publicar y difundir contenidos de la manera más eficaz, beneficiosa y creativa para los clientes.    
El cliente interesado en este tipo de marketing busca que un gestor profesional de contenidos sepa captar y difundir la filosofía de su marca (empresa, negocio) y a que mediante la difusión de sus palabras sea capaz de hacer llegar al público potencial los productos y servicios que ofrece.
La publicación de contenido original y su promoción crea una red de «lectores» y posibles consumidores de manera que quién busca la información que ofreces vaya a parar a tú web, alcanzando tráfico de visitas, influencia y beneficios.
Publicando y difundiendo contenidos se va creando una marca, propia o ajena, pero una marca en definitiva. Los buenos contenidos atraen a personas, usuarios, clientes… y con todos ellos se obtendrá el resultado final: una valiosa «audiencia».
¿Qué opinas tú?    🙂