Mi terapeuta y yo, emisor y receptor: hay comunicación

Sabemos de sobras que para que exista COMUNICACIÓN es imprescindible que haya un emisor que transmite un mensaje y un receptor que se encarga de recibirlo. El canal o soporte es lo de menos ya que mientras haya intención de comunicarse, se pondrán medios para que la fluidez entre emisor y receptor funcione.

Pues bien, el caso que os vengo a exponer es el de mi terapeuta y yo. Son unos años ya, desde septiembre de 2005, en los que nos hemos ido viendo y compartiendo horas juntos intentando llegar al buen entendimiento. Actualmente, con nuestros más y nuestros menos, con diálogo y mucho entrenamiento hemos ido moldeando los intereses comunes, afinidades, complicidad y metas.

No es que dedique mucho tiempo a sus sesiones, simplemente que el rato que estamos juntos intentamos exprimir al máximo nuestra unión y entendimiento. La clave del éxito es que nos vamos expresando sin temor a la reacción del otro y defendiendo el diálogo como vía de relación. No dejamos que predomine el monólogo: se busca el diálogo completo y equilibrado. Siempre respetando las circunstancias, la condición y el mundo que nos rodea a cada uno.

Actualmente gozamos de un sublime estado de comunicación: la compenetración absoluta. Ya el lenguaje verbal ha pasado a un segundo plano. Nuestra comunicación actual se basa en gestos, miradas, acciones, reacciones, etc. y predomina por encima de todo el lenguaje no verbal. No nos hace falta saber en qué momento asumirá cada uno su responsabilidad, nuestra reacción o nuestra manera de hacer las cosas, llegado el momento cada uno de los papeles se intenta desempeñar de la manera más perfecta por el bien común.

Soy feliz al saber que hoy somos dos seres con una sola alma, hoy sé que existe un vínculo que no se puede romper. Hoy sé que cuando dos seres se quieren entender, el mensaje llega sin apenas esfuerzos, sin apenas gestos o palabras.

Ahora no concibo mi vida sin mi terapia de 3 o 4 veces por semana, es mi droga, y el caso es que llegó a mi por cosas del destino, yo no lo buscaba, él vino a mi porque me tocó en el sorteo de una revista con la temática especializada en su mundo y ahora no sé vivir sin él.

Os presento a mi terapeuta, Nevado, un ser sensible con ganas de comunicarse con los seres que le rodean, juguetón, con un corazón enorme y una cabeza bien amueblada. Es un comunicador nato y con dicha predisposición es imposible que no haya COMUNICACIÓN.

No hace falta decir que la comunicación no entiende de razas, colores, categorías ni especies. 

El día de la entrega del premio, septiembre de 2005

 

Encerrados en la cuadra porque llueve y no podemos practicar nuestro deporte favorito. No hacen falta palabras para describir el enfado que teníamos con la climatología.

 

Compenetración absoluta en el ejercicio

Anuncios

6 comentarios en “Mi terapeuta y yo, emisor y receptor: hay comunicación

  1. Me encanta esta frase: “No hace falta decir que la comunicación no entiende de razas, colores, categorías ni especies. ”

    Sin duda has logrado transmitir esa conexión tan especial que existe con Nevado.

    Ojalá todas las personas pudieran experimentar este tipo de vinculo entre humanos y otras especies, sin duda nos hace mejores personas.

    Además, Nevado es una autentica presiosidad!!

    Enhorabuena a los dos por haberos convertido en uno!

    Un abrazo

    Héctor Ovejero
    Natumascota

    • Muchas gracias por tus palabras Héctor.

      Me alegro que te haya gustado porque sé que entiendes perfectamente lo que estoy diciendo, con tus perros seguro que hay también diálogos silenciosos que los que somos “animalistas” disfrutamos mucho al saber que no nos hace falta hablar para comunicarnos ni entendernos con seres que no son de nuestra especie, seres que en muchas ocasiones facilitan más la comunicación que los propios humanos.

      Saludos 🙂

  2. Hola. No me conoces, pero he llegado a este sitio gracias a My social Pet.
    Debo decir que te entiendo PERFECTAMENTE. Yo tampoco concibo ni entiendo el maltrato animal. De hecho, desde que tengo uso de razón, ADORO a los animales, a todos.He tenido perros, y ahora una preciosa hurona. No he necesitado que ambos habláramos el mismo idioma, para saber qué le pasaba al otro. Los animales, no importa el tamaño o la raza, si tienen un buen receptor, se hacen oír muy bien.
    Incluso Saki, la hurona que ahora comparte mi vida, pese a tener una cabecita tan pequeña, puedo decir y asegurar, que pese a sus travesuras, la tiene muy bien amueblada, y ambas nos entendemos. Incluso sabe mis estados de ánimo y si estoy mal, intenta reconfortarme, permaneciendo a mi lado, dándome su apoyo.
    Cuando llegó a mi lado, me ayudó a superar una depresión, y es ahora ella, quien, en los malos momentos, evita que me suma otra vez en la oscuridad. Su mirada limpia, sus gestos de cariño, sus besos… no tienen precio.
    Y antes que ella, mis perros también supieron comunicarse, con sus miradas, con sus ladridos. Hay tanta gente ciega y sorda que es incapaz de ver cuánto puede decirnos, y cuánto pueden hacer por nosotros.

    Nevado es precioso, y espero que sigáis disfrutando de largos paseos durante MUCHO tiempo. Tienes mucha suerte de tenerlo a tu lado.

    HJ

    • Muchas gracias por pasarte por el blog, encantada de compartir ideas y sentimientos contigo.

      Si, tienes razón, hay tanta gente ciega que pasa por la vida sin disfrutar y que no es capaz de darse cuenta que el YO les nubla el NOSOTROS y que nunca ven más allá de su ombligo. Sinceramente me alegra saber que somos bastantes los que vemos que no hace falta ser humano para comunicarte, amar y respetar a otras especies…

      Y nosotras lo disfrutamos y en eso radica bastante nuestra felicidad. Encantada de saludarte y deseo que tu cómplice y tú sigáis teniendo por muchos años amor y comunicación.

      Saludos 🙂

  3. Me ha encantado como lo has expresado, me ha encantado leer sobre la enorme conexión que tienes con Nevado, es algo realmente maravilloso.
    Ojalá todo el mundo llegase algún día a sentir esa necesidad, conexión, complejidad… pues en esa caso no existiría el maltrato animal.
    Él es tu droga pero estoy segura de que también eres su droga.
    Nevado, es una auténtica belleza.
    Enhorabuena a los dos! Disfrutad el uno del otro, las casualidades no existen! de modo que Nevado y tú estabais predestinados!!
    Un saludo muy grande,
    My Social Pet

    • Encantada de haber transmitido lo que realmente siento por todos mis animales, son mi responsabilidad pero también son mis alegrías y mis buenos ratos.

      No concibo ni entiendo el maltrato animal ya que me es imposible ponerme en la piel de un ser tan despreciable, perverso y malvado que es capaz de hacer daño a seres inocentes que no se lo merecen porque ellos solo están dispuestos a hacerte bien y además con el agravante de que no se pueden defender, hay que ser cobarde y sinvergüenza.

      Por eso y por ellos siempre tendré palabras de agradecimiento a seres nobles y agradecidos como son los animales. Ya me gustaría que muchos humanos llegaran a los niveles de entrega, gratitud y bondad que tiene las mascotas.

      Muchas gracias por tu comentario. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s