No hay que poner punto para referirse a los años

Leyendo presentaciones de pymes, publicidad de empresas, negocios, particulares, blogs, foros, etc. veo que hay algunos errores básicos. Un error bastante común es el poner punto cuando estamos escribiendo años para describir una biografía o una historia. Son errores comunes fomentados también porque estamos muy acostumbrados a verlos mal escritos y llegan a establecerse como correctos a ojos de la inmensa mayoría.

– En muchas presentaciones de empresas se cuenta la experiencia en años, nos explican los años de su historia, nos detallan biografías… y es bastante habitual ver que se pone punto cuando se indica el año. Abundan textos publicitarios tipo: “desde 1.980 cuidando la prevención de goteras en su casa…” o biografías que describen así: “Antonio Machado nace en Sevilla, el 26 de julio de 1.875, en el seno de una familia de la burguesía media, liberal y progresista”.

– Sirvan estos ejemplos de errores para ver que el primero sin puntos indica cuánto vale una entrada en la grada 3 para ver la final de la Europa de Ucrania y la misma cifra con punto para referirse al año de construcción de la casa.

======> Error 1: Cuando nos referimos a cantidades va con punto

Entradas final Eurocopa en Ucrania

Categoría Precio
3 1875 euros

======> Error 2: Cuando hacemos referencia a un año se escribe sin punto.

La casa fue construída en el año 1.875, más de un siglo de antigüedad…

Estos pequeños detalles son los que hacen que los textos ofrezcan una imagen de pulcritud demostrando calidad en las presentaciones de tú negocio, tú biografía y en definitiva, en tu escritura.

Los años no son “cantidad” y por lo tanto se escriben sin punto (Antonio Machado nació en Sevilla en 1875) y las cifras que indican cantidad siempre van con punto (Una entrada en la grada 3 para la final de la Eurocopa de Ucrania cuesta 1.875€).

Deseos para 2012

Cada uno de enero hacemos una reflexión de cómo encarar el año nuevo. Aquí plasmaré la mía y me gusta dejarlo por escrito ya que es una de las formas para cuando por el camino me pierda o por lo que sea se nuble, poder volver a este rinconcito donde recupere el mapa para seguir y poder retomar mi camino.

Propósitos

1.- Seguir enamorándome cada día de cosas, paisajes, aromas, momentos, personas… y sobretodo no perder la curiosidad por aprender de todos y todo lo que me rodea.

2.- A nivel cultural: hacer un buen viaje (estaría bien conocer Londres en el año de sus Olimpiadas o salir fuera de Europa que hace años que no lo hago). Seguir leyendo todo lo que me apetezca y/o me apasione. Y en cine, esperar con mucha expectativa el estreno de El Hobbit. Por último, me implicaré más en el tema del blog para intentar publicar contenido por lo menos una vez al mes.

3.- Seguir atendiendo a mis familiares y amigos ya que es el mayor tesoro inmaterial que una persona puede poseer.

4.- A nivel laboral: seguir demostrando que yo valgo, que nadie me ha regalado nada y seguir luchando para que la mediocridad y el miedo no se apoderen de mi en estas épocas tan inestables.

En definitiva, seguir luchando por lo que en el fondo me mueve que es el seguir levantándome por las mañanas con ilusiónganas de vivir pese a que todos tenemos penas y golpes anímicos que hacen tambalear todos los cimientos espirituales y racionales. Quiero seguir siendo lo suficientemente inteligente para intentar ser feliz cada día. Quedarme sólo con lo positivo de las andanzas diarias y que nada pueda turbar, por muy complicada que sea la cuesta que tenga que subir, mis deseos para 2012.

Y que vosotros lo vayáis leyendo…  🙂